Consiste en un láser de plasma que permite tratar lesiones en la piel, como verrugas, lunares, manchas a causa de la edad o de la exposición al sol, o cicatrices del acné, entre otras.

El láser de plasma consigue una retracción del tejido para tratar de forma efectiva los signos de la edad.