que Nuevo tratamiento de ondas electromagnéticas que genera músculo y quema grasa visceral.

Este tratamiento está comprobado por 7 estudios clínicos y tiene una satisfacción en clientes de abdomen del 96 % y de glúteos de un 80 %.

El tratamiento con esta nueva aparatología dura 30 minutos y trabaja varias zonas de manera simultánea. Además de aumentar músculo, eliminar grasa localiza y reafirmar, es ideal para el suelo pélvico.

El tratamiento se realiza tumbado y es indoloro, por lo que todo son beneficios.

Las sesiones ideales son 4 para obtener el 80 % de efectividad, o 6 sesiones para el 92 %. Posteriormente, se recomienda una sesión al año con trabajo simultáneo de actividad física.

Esta tecnología innovadora en 30 minutos realiza 20.000 abdominales o contracciones en los glúteos (o músculo trabajado) por sesión.

Esta aparatología utiliza una energía electromagnética focalizada de alta intensidad (HIFEM).

Durante los 30 minutos de sesión (por zona), la máquina provoca contracciones repetitivas en el mismo músculo fortaleciendo la musculatura interna de forma inmediata. Produce hipertrofia e hiperplasia, por lo que se consigue un volumen y una densidad mayor.

Provoca una degradación de las moléculas grasas completas en otras más pequeñas que son fácilmente eliminables por el organismo. Por ello, se recomienda beber agua tras la sesión.

Este tratamiento no pretende sustituir al deporte, sino que es un complemento para ello y para estar en forma. El tratamiento es ideal para clientes con buena forma pero con 2 o 3 kilos de más, no funciona para personas obesas y no se debe tener más de 3 centímetros de grasa superficial.

El tratamiento esta aprobado por la FDA (la agencia que regula los alimentos, los medicamentos y los cosméticos en Estados Unidos). Este organismo solo aprueba los productos que cuentan con estudios que evidencian mediante resonancia magnética, TAC, ultrasonidos y pruebas histológicas que cumplen lo que prometen.

Los resultados se ven después del primer tratamiento, pero hasta cuatro semanas después de la última sesión no son positivos, y siguen mejorando hasta seis meses después.

Según los estudios la reducción de grasa al año es del 15%, el incremento del músculo del 19% y la reducción de la distasis del 10%.